El uso de la Sal marina en Bettas

Autor: Alexandro Torres
Fuente colaboración: Jurabetta.com

Uno de los mayores problemas que se da en Bettas de espectáculo son las heridas en aletas producidas por rozamientos con superficies punzantes, mordiscos y roturas de membrana por estiramiento abusivo de aletas. Estas heridas, si no se tratan a tiempo, pueden ocasionar infecciones bacterianas y parasitarias en nuestros Bettas. La propia herida también supone una hemorragia que debemos de tratar con emergencia.

El uso de la Sal marina se utiliza a menudo para cicatrizar heridas, en las aletas y en el cuerpo de los Bettas y de otros peces. Pero también, puede ser utilizada para matar a los parásitos empleando una mayor dosis.

Las variedades de Bettas de espectáculo que sufren más este tipo de problema son aquellas variedades de aletas largas. Como tema de prevención, para cualquier variedad de cola, es recomendable salar a los Bettas una vez a la semana en un recipiente con agua declorada y a la temperatura adecuada. Emplearemos la modalidad “Descanso osmótico”, que mas abajo se explica.

Para Bettas que pueden padecer síntomas mas graves, tanto de infección, como de hemorragia emplearemos el “tratamiento antiparasitario” que mas abajo se explica.  Utilizaremos también un recipiente con agua declorada y a la temperatura adecuada.

Introducción:
La adjunción de sal aumenta la concentración de los iones en el agua y permite “jugar” con el equilibrio osmótico entre el organismo (el pez) y el medio (el agua).
Úsese preferentemente sal no yodada, o sal marina. Así y todo, sal de cocina puede valer si el tratamiento no excede los 2 ó 3 días.
Existen dos tipos de usos de la sal que son muy distintos y no se han de confundir. Por una parte está el llamado “descanso osmótico” y, por otra, está el “tratamiento antiparasitario”.

I/ Descanso osmótico:
Se recurre a una concentración débil de sal para permitir que el corazón y los riñones tengan más facilidades en eliminar los líquidos (las orinas). De esta manera, el pez conserva toda su energía para luchar contra el estrés y/o la enfermedad.
Por otra parte, la sal presenta leves cualidades antisépticas y cicatrizantes.
En algunos casos, se recurre al llamado descanso osmótico para que cure el Betta porque puede ser suficiente; en otros casos, se recurre a él por sus cualidades “descansadas”.
Dosis:
1 cucharada de café por cada litro de agua. Ojo: la sal es incompatible con las plantas y los invertebrados (caracoles, etc.).

II/ Tratamiento antiparasitario:
Se recurre a una concentración elevada de sal para matar los parásitos. El brusco cambio de presión osmótica hace que “estallen” las células del parásito. Ojo: con este uso, hay que salar y desalar gradualmente.
Protocolo:
El objetivo es que cada litro de agua contenga dos cucharadas de sal. Primero, echar una cucharada de sal por cada litro de agua. Después, cada 2 horas, añadir un poco de la sal de la segunda cucharada.
Curado el pez, desalar progresivamente: 1. quitar y reemplazar 1/3 de agua; 2. dos horas más tarde, quitar y reemplazar el 50%; 3. por fin, otro cambio del 50%.

Comenta sobre mi publicación si te ha gustado o quieres corroborar o corregir alguna cosa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s